Close

LA CUARTA REVOLUCIÓN.

Entre 1760 y 1860 el mundo cambió para siempre. La máquina de vapor y la
mecanización del trabajo nos trajeron una forzada evolución de todo lo que conocíamos, fue ahí donde empezaron a surgir las primeras marcas, las primeras empresas y por supuesto, los primeros tintes de la despiadada contaminación. Como civilización, hemos dado pasos agigantados hacia el futurismo, pasando por una segunda y una tercera Revolución Industrial, que nos han regalado la electricidad, las líneas de ensamblaje; las tecnologías de la información y el internet respectivamente.

La llegada de la generación Millennial ha marcado un antes y un después en materia de lo que la industria debe representar, además, esta generación se está convirtiendo en los ejecutivos, los líderes, los políticos y los agentes de cambio de los años actuales, y gracias a su vanguardismo y diversidad es por lo que podemos afirmar que estamos iniciando una Cuarta Revolución Industrial, caracterizada por su innovación, su ética, su sustentabilidad y su eficiencia en los nuevos procesos manufactureros. El nuevo modelo productivo, económico y social es una amalgama de la industria 4.0, la Economía Circular y la comunidad detrás de esto.

INDUSTRIA 4.0
Jamás en la historia había existido tal evolución tecnológica. En la última década la tecnología ha avanzado más de lo que lo ha hecho en el último siglo. En el mundo empresarial, las tecnologías de la información han reducido de forma descomunal los procesos en toda la cadena de valor y en los canales de distribución; las fases de producción han sido reemplazadas eficazmente con maquinaria robotizada e impresoras 3D, dando entrada a nuevos emprendedores, llamados “makers”, cuyo trabajo es ofertar nuevos modelos de negocios basados en la personalización, flexibilidad, menores volúmenes de producción y un ahorro de recursos impresionante (tanto financieros como naturales). El Internet Of Things es también una herramienta pilar de la industria 4.0, ha significado un cambio radical en la producción, la distribución y el consumo, redefiniendo la relación que tenemos con los bienes y servicios. Esta interconexión abre las puertas a un panorama ecológico, en donde es precisamente la eficiencia de recursos y la inteligencia de su uso los que permite que los procesos sean inmediatos, con una mejor arquitectura de negocios convergiendo en una mejor toma de decisiones en todos los niveles.

Estos modelos actuando en torno a la economía circular pretenden reducir todos los residuos que puedan generar las empresas manufactureras. El resultado es evidente, grandes firmas a lo largo del globo se suman a esta iniciativa revolucionaria, como Porsche que ha disminuido sus emisiones de CO2 un 75% desde 2014 o Apple cuyas instalaciones utilizan 100% de energía renovable.

En definitiva estamos viviendo una época en donde la innovación gobierna. Tenemos a nuestro alcance tecnología que se actualiza cada día y cuya finalidad ya no es sólo satisfacer los deseos más superficiales de los consumidores si no presentar productos y servicios socialmente responsables. La industria tiene un trabajo muy importante en estos momentos: ser el paradigma de lo intrínsecamente humano, es decir, trabajar al servicio de las personas y del medio ambiente.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *